Se rompe pero no se rinde

Ayelén Tarabini practica gimnasia artística desde los tres años. Hoy tiene 23 y el sueño trunco de estar en los Juegos Olímpicos. La rotura de los dos tendones de Aquiles y una extensa lista de lesiones no le permitieron concretar su mayor anhelo. Pero ella sigue. Una historia de obsesión, fanatismo y pasión sin límites.