Próxima estación

Desde el principio, compartimos con ustedes el proceso que fue parir y desarrollar Ajo. Hoy queremos anunciarles una nueva estación del proyecto, que inició su recorrido hace dos años y lanzó la revista hace nueve meses. La primera buena nueva es que, al grito de “legalícenla”, ¡logramos la matrícula! Ya somos una cooperativa de trabajadores con papeles y todo.

PlacaNoSalidaSlide

A esto se sumaron una serie de reconocimientos a trabajos publicados que nos inflaron el pecho de orgullo. En el mismo sentido nos alegró la decisión de la Municipalidad de declarar a nuestra publicación de interés cultural para la ciudad. Pero sobre todo, no deja de sorprendernos la cantidad de lectores que se siguen sumando cada mes.

El proyecto está creciendo y expandiéndose hacia nuevos horizontes. Estamos trabajando en la planificación de talleres de formación y dando los primeros pasos para que Ajo huela a tinta y papel -puntapié inicial de la creación de nuestra Editorial- con la publicación de un anuario ajero. Además, claro, ya estamos preparando los festejos para el primer cumpleaños de la revista. ¡Se viene otro fiestón de largo aliento!

A fines de mayo, nuestras cámaras viajaron hacia el encuentro de colectivos fotográficos “Larga Distancia”, organizado por los amigos de MAfIA. Sumen a esto tareas de gestión, viajes de formación, mejoras en la web… Como verán, la carreta se va llenando de melones y, mientras se acomodan, nosotros seguimos la marcha.

Ajo ya no es solo una revista, es un proyecto de comunicación que crece y se ramifica.

Andamos felices de hacer periodismo de largo aliento. Hicimos Ajo porque soñamos.

Gracias a todos los que bancan este proyecto cada mes.