Predicciones para el 2015

Soliloquios de un tipo que se pone y saca el traje de periodista todas las mañanas, pero que, en el fondo, gustaría contestar a la pregunta: “¿Profesión?”, con un seco: “Comediante”.

predicciones

 Foto: Juan Pablo Buceta – Ilustración: Luciano Cotarelo

 

Enero: Ante la moda de los balnearios temáticos en donde los políticos hacen campaña, como “Bahía Naranja” o “El Palmar de Urribarri”, los candidatos locales también incursionarán en esa modalidad: se destacará laPlaya de Vilma” (donde los veraneantes no podrán entrar con ningún tipo de cámara) y “El Chiringuito de Arroyo”, en donde será furor el trago “Piloto azul”, una sabia mezcla de hesperidina, licor de café y piel de murguero.

Febrero: Habrá cambios notables en la entrega de los premios Estrella de Mar. Se agregarán rubros como “mejor performance en semáforo”, “mejor volantero” o “mejor denigración del género femenino a través de títulos poco ingeniosos o de rutinas cómicas que ya sonaban viejas en la década del 40”.  El Estrella de Mar de Oro se lo llevará –para sorpresa de muchos- el ciego que canta en la entrada a los cajeros automáticos del Banco Provincia. Por el efecto promocional del galardón, la gente se acercará masivamente a presenciar su show, por lo que pasará a presentarse en el Polideportivo, con Stravaganza como telonero.

Marzo: Desde el kirchnerismo puro se preparará el golpe final contra la candidatura de Daniel Scioli. El polémico Guillermo Moreno volverá a tomar las riendas de la Secretaría de Comercio Interior y prohibirá la importación de pintura naranja. Despojado de su principal arma electoral, el gobernador de la provincia de Buenos Aires caerá 20 puntos en la intención de voto, pero los recuperará con turismo, deporte y optimismo. Y una bocha de pauta oficial, obviamente.

Abril: Vecinos del barrio Constitución rechazarán la llegada de la tarjeta Sube, tal como lo hicieron con las viviendas del Procrear, los goles olímpicos y las comedias norteamericanas. Presentarán un recurso de amparo en donde dirán temer por “el impacto negativo que pueda provocar en la zona cualquier tipo de alivio a algunos de los males que aquejen a personas que no seamos nosotros” (sic).

Mayo: Proseguirán las frases poco felices en funcionarios municipales. A la expresión “fundamentalistas ecológicos” (destinada a calificar a los que quieren un control de las fumigaciones) le seguirán “estamos frente a un caso de abuso infantil” (ante un reclamos de niños que se oponen al cierre de un comedor) y “sin dudas que esto ha sido un ajuste de cuentas” (a la hora de explicar un aumento de tasas).

Junio: Los empresarios del transporte harán los que se les dé la gana.

Julio: Un grupo de jóvenes en edad escolar serán atrapados por personal del Comando de Prevención Ciudadana en una reunión en donde estaban planeando meter una bomba en su colegio. De nada servirá el reclamo del Consejo de la Niñez o el hecho comprobado de que la bomba que planeaban meter los chicos en la escuela fuera, en realidad, una bomba de agua porque los baños estaban clausurados: salir a pedir mano dura para los menores se transformará en la segunda pasión de los marplatenses, después de salir a tomar mate a la costa los domingos.

Agosto: El Club Atlético Aldosivi ganará su primer partido en la máxima categoría del Fútbol Argentino. Será frente a Crucero del Norte, aunque en circunstancias algo extrañas. El equipo misionero no podrá entrar a la ciudad, ya que Mar del Plata aún no estará preparada para recibir a ningún tipo de crucero. El Tiburón ganará los puntos.

Septiembre: Como es tradición en la ciudad, un impresionante operativo de control y seguridad se desplegará para erradicar todo tipo de placer en los festejos del Día del Estudiante. Inspectores, policías, submarinos, drones, camiones hidrantes, perros amaestrados y grupos paramilitares controlarán a los peligrosísimos adolescentes que –como todos sabemos- son lo peor que tenemos como sociedad. El lema del operativo será: “Mar del Plata recibe a la primavera, le pone un pulóver en la cabeza y la acompaña hasta un patrullero.”

Octubre: Se desarrollarán las elecciones nacionales con total normalidad y con un porcentaje de participación realmente asombroso. En Mar del Plata se confirmará lo que todas las encuestas venían anticipando, por lo que no asombrará a nadie el triunfo de Florencio Aldrey Iglesias.

Noviembre: Luego de un crecimiento notable (en donde, incluso, llegan a meter un concejal) morirá el stand up marplatense. Inmediatamente, el índice de desocupación de la ciudad subirá al 40%.

Diciembre: Después de varios meses de incertidumbre, cerrará sus puertas el Museo de Arte Contemporáneo. La gran cantidad de carpas, escenarios, paseos, librerías y ferias artesanales que pusieron a su alrededor conspiró para que la gente entrara al verdadero museo, que con el tiempo fue utilizado como depósito para guardar toda la mercadería que se vendía en las cercanías. Sus instalaciones serán compradas por los dueños de La Gringa, quienes pondrán un funcionamiento una mega choricería, atendida por Marta Minujín. Ganaremos todos.

Ir a la barra de herramientas