Los culos del verano

Los culos del verano somos todos.

Peludos, blanquitos, caídos y turgentes. Los hay de todos los tamaños.

De rayas cortas y de rayas largas. Lisos, poseados, con granitos, dorados y arrugados. Están los voluptuosos, los pomposos y los pecosos. Pueden ser asimétricos, flacuchentos, hasta desbordantes. Una diversidad de culos existentes que desafía las portadas de revistas , las siliconas y el photoshop.

Culos que con su trajinar errante nos gritan: ¡Abajo la tiranía de la perfección! ¡Arriba la realidad!

Paseemos nuestros culos con orgullo, que exploten junto a la temporada. Salgamos al sol, que el verano nos quiere así, de carne y hueso.

La playa es nuestra.

Y que lo demás no importe nada.

Por Romina Elvira y Federica Gonzalez